Sigueme por email

jueves, 11 de octubre de 2012

EL CAINISMO DE LOS MERCADOS



EL CAINISMO DE LOS MERCADOS

No soy experto en el análisis de mercados. Es más, ni siquiera soy bueno en matemáticas. No me importa reconocerlo. No se puede saber de todo. Generalmente el sabe de todo, de nada sabe en profundidad. De lo que sí sé, es de personas, de cómo sienten, de cómo piensan y de cómo actúan… (si supiera lo mismo de los mercados, no estaría ahora aquí, escribiendo; estaría forrándome en el parquet.)

Afirmaba Hobbes en su “Leviatán”, en la expresión de lo que es el “cainismo” más puro, que <<El hombre es un lobo para el hombre>>. Y lo estamos viviendo  semana tras semana con la evolución de la Prima de riesgo española.

No nos asociamos en comunidades, tribus, estados o entes supranacionales, como la Comunidad Económica Europea, porque tengamos una predisposición innata, preembrionaria o filogenética para ello. Tampoco lo hacemos por la creencia ciega en el sentimiento aristotélico de que somos “un animal social”; lo hacemos, como diría Thomas Hobbes, por egoísmo. Las relaciones internacionales nacen por necesidad, como un acuerdo artificial que se sustenta en la exigencia de buscar la seguridad ante el temor a los demás.

En estos días vivimos una guerra de todos contra todos. Es una guerra sin artillería, sin tanques, submarinos ni bombardeos; pero sí hay un elemento común a todas las guerras, que es el terror. Y los mercados se aprovechan de ese miedo para hacer su agosto (y su septiembre, y su octubre…), incluso, fagocitándose a sí mismos.

Mi pregunta es ¿no entramos a formar parte de la CEE, precisamente para evitar situaciones como esta? La Historia, con mayúsculas, está repleta de historias de alianzas que sólo duraban hasta que la posición del débil se tornaba en la contraria. Una vez más, podemos confirmar esa premisa. Estamos asistiendo, como he leído por ahí, al nacimiento del 4º Reich, con una Alemania que hace y deshace una telaraña macroeconómica donde van a ir cayendo uno a uno todos los países de la zona euro  y en la que los “gabachos” actúan de comparsa. ¡Quién pudiera cantar, ahora, la coplilla, y  con “las bombas que tiran” hacerse, también, “tirabuzones”!...

En vista de que, si no es con un “rescate trampa”, desde Europa no están por la labor de tendernos una mano; no nos queda más remedio que agudizar el ingenio y empezar a “batirnos el cobre” onanísticamente. Placer que reside, dicho sea de paso, en la capacidad de alcanzar los objetivos sin más medios que los propios… Y a los demás… que les den…

Decía, que si de alguna manera tenemos que salir de este atolladero, podríamos empezar por “otra” reforma laboral y económica, alejada de los recortes, y que favorezca la creación de empleo, en vez de su destrucción (que es lo que hace  la actual; si no mirad los datos, mes tras mes…). Una reforma fundamentada en la contratación indefinida, y no en la temporalidad.

Será necesario promover el dinamismo en las empresas, facilitando su creación al eliminar trabas burocráticas, y haciendo que éstas inviertan en formación, a través de un Contrato Único  Indefinido, que contemple una indemnización por despido que vaya creciendo en función de la antigüedad.

Tendremos que luchar contra el fraude fiscal, a través de un Plan Integral, que nos permita disponer de los más de 70.000 millones de euros que se derraman por las costuras de este saco subsidiado en que se está convirtiendo España.

Y por último, habrá que acabar con el intervencionismo político en el sector de las Cajas de Ahorros y dejarnos de rescates a la banca, que sólo repercuten en beneficio de los bolsillos menos necesitados… (Ya me entendéis…)

Hoy, tan sólo quisiera, remover una cuantas conciencias y que cuando nuestros hijos, mañana,  nos pregunten que qué hicimos para arreglar la crisis, no les tengamos que contestar como el fraticida bíblico: <<¿Soy yo, acaso, el guardián de mi hermano?...>>.

Enrique Javier Valdivia Ocón


  





lunes, 25 de junio de 2012

JUEGO DE TRONOS



Es como la calma chicha antes de la tempestad. Miras de refilón las noticias y te arrepientes, y apartas los ojos a otra cosa, como si la ignorancia hiciera que la vida continuase de otra manera. Ves a toda esa gente ahí, en silencio, en un grito mudo, inconformista, desesperado… No, no es la Bastilla en 1789, ni París en mayo del 68, ni siquiera los claveles del 74 en nuestra vecina Lusitania. Parece algo irreal, como una novela fantástica con reminiscencias de una Europa medieval en la que las míticas criaturas mágicas del pasado se mezclan con la actualidad más rabiosa. La nacionalización de Bankia, las cuitas pseudofeudales de los “barones” autonómicos, el millar de almas de manos alzadas en la Puerta del Sol que, como en la canción de Mecano, se juntan justo un año después, pero esta vez sin champán, ni uvas…, tan sólo el alquitrán…

¿Y Rajoy?... Pues Rajoy, en su poltrona dieciochesca, ejerciendo de monarca absoluto gracias a una “Restauración” – democrática, eso sí- de mayoría “absolutista” más que absoluta. Henchido de poder hace, o más bien deshace, el Estado del Bienestar, viernes a viernes, a golpe de decretos, sin saber que no sólo está cavando nuestras tumbas, sino que a la vez está afilando su propia guillotina…

El poder… El poder es el veneno de la humanidad. Su anhelo corrompe, horada, transmuta… Su ostentación ciega, pervierte, embrutece a todos o casi todos –raros y loables son los casos contrarios-; y sobre todo, en ambas situaciones, daña a los demás. Y en el fondo es que no somos más que frágiles y simples hombres y mujeres inmersos en un “Juego de Tronos”… La única diferencia es que en la serie de Canal + no disimulan su ambición…

Se va haciendo necesaria una desprofesionalización de la política, precisamente para evitar este juego, que empieza con luchas intestinas dentro de cada “clan” político, y que termina por extenderse a toda la sociedad, que se mira de reojo después de cada cita electoral.

En el truculento tiempo que estamos viviendo, acosados por la prima de Riesgo, observados con cautela por toda Europa, inmovilizados bajo el microscopio de los “mercados” y del Fondo Monetario Internacional, no necesitamos “monarcas ausentes” (y no me refiero a D. Juan Carlos), sino al tirano mencionado líneas atrás, que aparece y desaparece como los ojos del Guadiana, y que está sin estar en sí...(¡Qué Santa Teresa me perdone por plagiarle la antítesis!).

Lo que necesita España, es la madurez de unos políticos que dejen de mirarse el ombligo, que pacten políticas y no cargos, que renuncien a prebendas inmorales, que se bajen el sueldo, no en porcentajes, sino en la misma medida que nos afecta a los demás mortales en cuanto a la reducción del poder adquisitivo. Unos políticos, que sean capaces de unirse y trabajar por los mismos principios de cordura y sentido común, con un mismo objetivo que es salvar España de la jauría de especuladores que nos atosiga, y tras los mismos valores que nos identifican, nos definen y nos unen como nación libre.

Para concluir, me gustaría recordar una cita evangélica: “Por vuestros actos os conocerán”. Como Martin Luther King, en el discurso del Lincoln Memorial, yo también “tengo un sueño”…Sueño con el día en que algún presidente del gobierno, o autonómico, o algún consejero o alcalde –del partido que sea-, tenga el orgullo de asistir a la inauguración de algún hospital, escuela o humilde biblioteca, “a hacerse la foto”; y si por cualquier mala incidencia de la vida, esa escuela, hospital o biblioteca tuviera que cerrar… que esté también allí, en ese difícil momento, para volver a salir en la foto. Eso sí sería un "ejercicio de responsabilidad"… ¡Ojala lo vea!

miércoles, 9 de mayo de 2012

DE REPASO


Todos conocemos la anécdota de que Albert Einstein fue un alumno mediocre que odiaba el colegio y sacaba malas notas, y que incluso lo expulsaron del mismo por considerarlo una influencia negativa para sus compañeros. Y esta reseña la esgrimimos como arma arrojadiza cada vez que tenemos algo que criticar al Sistema Educativo, para denotar su fracaso y ejemplarizar su deterioro. Pero pocos nos paramos a pensar en cuales son las verdaderas causas del estado ruinoso en que se encuentra la Educación en este país.

A todos, o casi todos, en algún momento de nuestra infancia, entre los seis y los diez años, cuando por fin estábamos en disposición de entender y resolver de forma lógica los dilemas y dificultades de la vida…¿?, nuestro padre nos cogió en brazos (a algunos con más trabajo que a otros – por el tamaño, se entiende-), nos sentó en sus rodillas y con voz grave y gesto serio, como el que dice una verdad irrefutable, nos explicó aquello de que teníamos que esforzarnos en el colegio y sacar buenas notas porque de esa manera cuando fuéramos mayores podríamos tener un buen trabajo. ¡Qué sabios, nuestros padres!... ¡Cómo supieron encontrar el momento!... y eso que la mayoría no había oído hablar de Piaget, en su vida…

…Hoy, cuando terminé de hacer eso mismo con mi hijo, me sentí el ser más embustero, falso y falaz del mundo. ¡Vale! –pensé para consolarme-: Es cierto que estudiar más que nadie, esforzarte por encima de tus posibilidades, desarrollar en plenitud el pensamiento divergente y la inteligencia emocional, y terminar dos carreras –mejor tres- … todo eso no te va a asegurar un buen puesto de trabajo…., pero te da más posibilidades ¿no?...

Y en estas, yo me pregunto a la luz de la evidencia, que por qué perdemos el tiempo en hacer una Ley de Educación cada cuatro años, u ocho, coincidiendo con el cambio de color en el gobierno. Tampoco entiendo que si la LOE (Ley Orgánica de Educación), en su artículo 48.3 dice que no se puede  hacer distinción alguna por razón de sexo, raza, religión… (Igual que en el catorce de la Constitución ¡ea!), por qué entonces se subvencionan colegios concertados donde existe segregación del alumnado en función de su sexo. Si la nueva escuela habla de la necesidad de ser flexibles en cuanto a la clasificación por edades, ¿vamos nosotros y los repartimos por cruces y flechas?... Evidentemente, por razones pedagógicas no es.

Es cierto que nuestros hijos sufren una epidemia de falta de atención, probablemente motivada por la sobre-estimulación a que les somete la sociedad actual en general, y cada familia en particular. Cuatro “teles”, tres ordenadores, otras tres videoconsolas… (Hablo de lo que hay en mi casa… luego ya cada uno en la suya…), de la misma manera, que también es cierto, que nuestro Sistema Educativo necesita una reforma que nos haga crecer en calidad. Una reforma que nos permita luchar contra el fracaso escolar, que renueve una Formación Profesional anquilosada y desprovista de una conexión asertiva con el mundo laboral. Un enroque institucional que haga real y efectiva la Igualdad de Oportunidades, y eso, no se consigue sólo regalando ordenadores, sino reconociendo el valor del esfuerzo y el trabajo. Ayudando al que no llega “poniendo andamios” –como diría Bruner- hasta que alcancen los objetivos; pero también premiando al que va más allá de los mismos.

No me puedo olvidar tampoco de la necesidad de valorar en su justa medida y reconocer la labor del docente… Ya me duelen los ojos de tanto chiste grafico sobre los profesores, del antes y el ahora. Cualquier tiempo pasado no fue mejor, pero algunos sí… La teoría de los conjuntos, por ejemplo, ¿se han parado a pensar por qué hoy en día se dan tantos casos de corrupción? Está clarísimo, porque desde la LOGSE en adelante ya no se enseña en las escuelas aquello de que A pertenece a B pero no a C, y de que A y C están relacionados pero no se pertenecen ..etc. Ahora en serio, algunas cosas sí eran mejor, y hablo del respeto hacia la autoridad del maestro, (en sentido bíblico, rabínico, casi, si se me permite…)

Es necesario apostar por una Ley Educativa nacida del consenso, con un sistema único y común para todos los españoles, que garantice la igualdad de oportunidades sin obligarnos a elegir en qué lengua se educan nuestros hijos y que no segmente los contenidos por comunidades. No son aceptables los recortes, ni el aumento de la ratio alumnos/aula, ni la reducción  de plantillas, por lo que eso conlleva de deterioro en la atención a la diversidad, así como en la capacidad para atender otros planes y programas educativos.

En definitiva, hay que entender la Educación como una Inversión, ya que es, eso mismo, lo que la convierte en la mejor de las políticas económicas.

Espero que con suerte, y si todo cambia, dentro de treinta años, mi hijo, siente al suyo en las rodillas y con voz grave y gesto serio le pueda decir… <<  >>.

Enrique J. Valdivia Ocón

jueves, 29 de marzo de 2012

PRINCIPIOS, ACTITUDES Y HECHOS.

PRINCIPIOS, ACTITUDES Y HECHOS
(28/03/2012)

Es muy difícil que dos personas, por muy afines que sean, coincidan en todo. Siguiendo el silogismo; es sumamente complicado que cientos, digo miles, de personas, por muy afines que sean, puedan coincidir en todo.

Perogrulladas aparte, no conozco a ningún votante de los de Ferraz que comulgue (sin ironías) al cien por cien con todas las premisas ideológicas de su partido, y valga también lo dicho para los de Génova... Entonces, ¿por qué se nos exige a los demás fidelidad infinita?.

Cada mujer y hombre poseen unos PRINCIPIOS ideológicos propios, únicos e inalienables, frutos de su herencia, su educación, sus relaciones y el contexto en el que se desenvuelven. Estos principios, se van a traducir después en ACTITUDES vitales que les permitirán enfrentarse a la realidad, conocerla, aprehenderla y modificarla, generando HECHOS o acciones físicas y tangibles.

A raíz de esas acciones, cada persona se construye, se identifica como ciudadano y busca su lugar en la sociedad, en un intento hercúleo por integrarse, huír de la soledad y sentirse aceptado dentro del grupo.

Buscar una "marca" identitaria, en la que sentirse reconocido, y en la que se reproduzcan esos principios ideológicos básicos que nos conforman, es una meta para el individuo, y un fin, en sí mismo, para la supervivencia de los distintos partidos políticos. 

Así pués, la afiliación de nuestro voto no sólo es producto de una coyuntura social, política y económica concreta, por muy alarmante que ésta pueda llegar a ser (sirva de ejemplo las recientes elecciones autonómicas andaluzas), sino que existen otros factores inherentes a la persona, que son de carácter endógeno, y por consiguente, menos susceptibles de modificacion; aunque, por supuesto, no inmutables.

Aquí quería yo llegar. Toda la reflexión anterior está generada por una respuesta que el Ministro de Justicia, don Alberto Ruíz-Gallardón, desde la tribuna del congreso, "propinaba" ( y uso esta expresión, de forma consciente, por la alevosía que se adivinaba en sus palabras y como sinónomo de puñetazo) al señor Carlos Gorriarán, parlamentario de UPyD, cuando éste interpelaba al gobierno sobre los indultos concedidos a varias personas condenadas por motivos de corrupción. Aquí, el señor Gallardón se sacó de la chistera unos indultos concedidos, casi en el siglo pasado (2004-2006), por el PSOE, cuando Rosa Díez aún formaba parte de ese partido. (¡Qué fijación con Rosa...! ¡Si por él fuera, le pagaba otra vez la afiliación al PSOE! ¡Allí les daba menos problemas...!)

Mi réplica, de haber tenido la oportunidad hubiera sido muy simple: <<Por indultos como esos y otras cosas, señoría, es por lo que Rosa abandonó el PSOE>>.

Y es que lo decía al principio. Es muy difícil que uno coincida plenamente con el paradigma ideológico de su partido; te acercas, pero nunca haces pleno (como en los bolos). Pero amigos, precisamente lo mejor de la democracia es la LIBERTAD para ELEGIR, acompañada de la LIBERTAD para CAMBIAR cuando crees que tus principios son vulnerados por las actitudes y los hechos de los otros; especialmente si los otros son de tu mismo partido...

Enrique Javier Valdivia Ocón

martes, 6 de marzo de 2012

ENTRE "WHISKY" Y "RON" (06/03/2012)


ENTRE "WHISKY" Y "RON"
(06/03/2012)


Al parecer existe una norma no escrita según la cual, si te afilias a un partido, con los amigos ya no puedes volver a hablar de política, porque corres el riesgo de que dejen de serlo. Y es verdad. El aire se puede cortar.

De manera, que antes podíamos dialogar sobre todo, y por supuesto, cada uno podía ser del color que quisiera; y aunque el voto es secreto, todos sabíamos el signo de las papeletas que cada uno había introducido en la urna en cualquier día de elecciones.

Podíamos pasarnos toda la noche discutiendo, entre whisky y ron, si la ley antitabaco perjudicaría o no al sector de la hostelería; o por qué los que antes criticaban a unos por cambiar la ley de desempleo, no la “descambiaban” ahora que eran ellos los que gobernaban… ¿Quizás porque estaba bien y a lo mejor, digo, sólo se oponían porque eran otros los que tenían los “cataplines” de meterle mano a un asunto tan espinoso e impopular?...

Al parecer –escribía- existe esa norma consuetudinaria, producto del instinto atávico heredado de nuestros padres –hijos de la posguerra- donde la mejor manera de sobrevivir era “no señalarse” y pasar lo más desapercibido posible, pues nunca sabes de quién puedes fiarte.

¿Será, que tras más de treinta y tantos años de libertades, nuestra democracia no ha madurado, aún, lo suficiente?

Inseguridad en uno mismo y en la salud de su discurso no es, porque si no, tampoco antes hubiéramos tratado esos temas. Y disentido, en la mayoría de las ocasiones…

¿Desinterés repentino y apatía crónica con respecto a cualquier ítem sociopolítico, pero sólo cuando yo estoy presente?... No, realmente no lo creo.

Pienso que se trata de otra cosa, algo que subyace en lo más profundo de la psique de todos los individuos desde que la sociedad se erige como tal. Creo, que es el miedo al que ostenta el poder.

Tu amigo y tú podíais hablar de todo lo divino y lo humano porque os sentíais iguales y también porque teníais las mismas potencialidades -que las seguís teniendo-; pero en el momento en que te afilias, aunque seas el último mono del partido -que lo eres-, subes un escalón. A partir de ese momento entras en la carrera de la política, y aunque las probabilidades matemáticas de que algún día puedas llegar a mandar algo son ínfimas, eres como el muñeco de una caja-sorpresa. Estás ahí, agazapado. Esperando tu momento. Eres energía potencial soñando con convertirte en energía cinética de tu ayuntamiento, tu comunidad autónoma o tu país… Y TU AMIGO, LO SABE. Lo sabe y lo teme; porque como habíamos dicho antes, llevamos la desconfianza en la sangre, como herencia filogenética.

…Y yo os digo, amigos, no seáis tontos… Sigo siendo el mismo de antes. Con menos tiempo para vosotros, pero el mismo… Y como hoy le contaba a un compañero del partido, Juan Antonio, -al que con el tiempo espero poder contar entre mis amigos-, afiliarse a un partido no mayoritario es, más o menos, como apadrinar un niño en Colombia: pagas la cuota hasta que el dinero te hace falta para otra cosa… 


                                                                  Enrique J. Valdivia Ocón

viernes, 24 de febrero de 2012

2012: EL PRINCIPIO DEL FIN 
(24/02/2012) 

          Tan sólo con leer el título te teletransportas al centro mismo de una escena de acción apocalíptica propia de una peli de Ciencia Ficción de serie B. Y aunque según qué aspectos de la realidad analices, a poco que te fijes, te das cuenta de que en verdad no se diferencian tanto... por ahí no van , hoy, los tiros. 

          Augures, magos y profetas vaticinan que el 25 de Diciembre de este año se acabará el mundo, tal y como hoy lo conocemos. Algunos preconizan la destrucción del orbe terráqueo y, por ende, de la raza humana.

          Otros, menos catastrofistas, hablan de cambios drásticos provocados por no sé qué fuerzas telúricas y geodésicas que conjuntadas con tales o cuales astros y planetas harán que todos seamos "GAIA": es decir, hombre y tierra íntimamente conectadas en un fluir de BONDAD INFINITA... -¡no creas que no seduce la idea, aunque sin la cola de los de Avatar, no sé, no sé...!-

          Por otro lado están los que a golpe de coctelera transmutan, como si de piedra filosofal se tratase, la teoría del "eterno retorno" de Nietzsche, junto con la idea de la historia cíclica en espiral (Giambattista Vico) y formulando un algoritmo mágico "¡Voila!" sintetizan la cuadratura del círculo...
          - <<Señoras y señores pasajeros, ocupen sus asientos y abróchense los cinturones porque vamos a despegar hacia una nueva era...>>

          Si tuviera que elegir, me quedaría con esta última, aunque tampoco. Lo que realmente pienso es que los conceptos de cambio de ciclo y crisis van inherentemente unidos. De crisis no os voy a hablar, porque a Noé no está bien mentarle la lluvia, pero de lo otro...

          Ya va siendo hora de apostar por el cambio, pero no me refiero al cambio como alternativa, sino como RUPTURA. Debemos romper con la idea de que todos somos el mismo perro pero con distinto collar. Debemos hollar las conciencias y los corazones de todos los andaluces y andaluzas de bien impregnándolos de ánimo, de esperanza y de certeza.

          La certeza de que este 2012 es el principio del fin del monopolio político. La certeza de que existe otra ALTERNATIVA más allá de la alternativa, y que tiene nombre y apellidos. Se llama UPyD; y su mayor activo son las mujeres y hombres que creemos que "el fin de este mundo" es posible. Eso, es LO QUE NOS UNE.

Enrique J. Valdivia Ocón

         


 




jueves, 23 de febrero de 2012

POLI BUENO, POLI MALO (22/02/2012)


POLI BUENO, POLI MALO
(22/02/2012)

            El 20 de Octubre de 2011 se anunciaba el cese definitivo de la actividad terrorista de ETA. Tanto Bildu, como Amaiur existen como organización política con anterioridad a esa fecha. Y ninguna de las dos ha rechazado expresamente los crímenes terroristas; sino que por el contrario, ambas han justificado -y lo que es peor, lo siguen haciendo-, tanto los fines, que es legítimo, como los medios para conseguirlos, empleados por la banda político-militar. En otras palabras: siguen justificando la violencia terrorista; aunque no la practiquen.

            Me parece, que si el fin de ETA ya ha llegado, y los integrantes de Bildu y Amaiur no son terroristas, porque no practican ni han practicado la violencia, ni de alta ni de baja intensidad… ya no les debería importar hacer una declaración pública ALTA y CLARA, en la que muestren su repulsa por los asesinatos cometidos por la banda terrorista, y donde muestren su solidaridad para con las víctimas.

            Si no lo hacen ahora, que ETA ya no les presiona, es que merecen ser ILEGALIZADOS, puesto que siguen manteniendo los mismos principios ideológicos y de acción.

            …Y aquí tenemos, hoy, al congreso en pleno, con PP Y PSOE a la cabeza, haciendo de “poli bueno”, y en frente a UPyD, en su papel de “poli malo”; para que los verdaderamente malos no piensen que en lo pactado, está todo el mundo de acuerdo, sin excepción (que nadie se crea que todo esto no estaba hablado y más que firmado en no sé cual “hoja de ruta”, antes del veinte del diez…), y a sabiendas, éstos últimos, arremetan con nuevas condiciones.

            Desde mi humilde opinión creo, que el capítulo de ETA, es un “episodio nacional”-que Don Benito me perdone-, que debería cerrarse definitivamente, sabiendo, que ninguna herida se cierra sin dejar al menos un atisbo de cicatriz. Siendo conscientes de que todos habrán de hacer concesiones. Y que el papel que en este proceso, cada uno representemos, quedará impreso en los libros de Historia.

Enrique Javier Valdivia Ocón.

           

EL SILENCIO DEL MIEDO (18/02/2012)


EL SILENCIO DEL MIEDO
(18/02/2012)

            Tengo un hijo de diez años que padece Osteogénesis Imperfecta, la enfermedad de los huesos de cristal. Con cinco años empezó a sufrir fracturas. Poco antes de los siete nos informaron sobre las sospechas del posible diagnóstico. Ayer, con casi once, las pruebas genéticas nos lo confirmaron.

            La primera y única solución que nos ofrecieron los médicos de mi ciudad fue que para que el niño no experimentara más fracturas, y evitarle sufrimientos (y de camino, aligerar la lista en la sala de espera de urgencias – pienso yo -), pues que le “apañáramos” (palabras textuales) una silla de ruedas.

            Por suerte, no nos conformamos con esa solución. Familiares – gracias Pedro y Paula -, amigos y nosotros mismos empezamos a buscar información, a indagar… Reconozco que a mí fue, quizás, al que más le costó arrancarse. No sé los motivos. Estaba bloqueado. Quizás porque soy tan honesto en mi trabajo –alguna virtud tendría que tener, además de la modestia- que pienso que todas las personas son así, y por imperativo deontológico, los médicos más. Ellos saben lo que es mejor… Hoy sé que ellos son hombres y que como tales los hay buenos, regulares, malos,  y malísimos como los que me aconsejaron a mí.

            El caso es, que encontramos una rendija a la esperanza. En el Hospital Universitario de Getafe había una Unidad especializada en el Tratamiento de la Osteogénesis Imperfecta. Un grupo de profesionales con amplia experiencia en el tema y un vasto curriculum en bondad, dedicación, entrega, humanidad y paciencia para con los niños y para con los padres (eso lo he sabido después por experiencia –en aquel momento todavía no-).

            No nos lo pusieron fácil desde nuestro hospital de referencia –veis que unos van en mayúscula y otros no, a la palabra hospital, me refiero…-. Sobre todo los traumatólogos, que más que ayudar, ralentizaron los trámites y dificultaron el proceso con informes vagos e imprecisos…

            Los motivos no los entiendo, tan sólo los imagino. ¿Directrices económicas?... Y si no los entiendo es porque hoy sé (somos amigos) que ellos tenían otro paciente con la misma enfermedad, al que ya estaban tratando en Getafe. A nosotros, ¡lo juro!, no nos dieron ni una pista.

            ¡Bueno! Ya me voy acercando al motivo del título… Por fin nos conceden los permisos y el traslado al Hospital de Getafe, donde es intervenido quirúrgicamente de 2008 hasta hoy en tres ocasiones, y donde empieza a recibir un tratamiento con “bifosfonatos”; que no sé lo que son, pero que le sientan fenomenal porque hemos pasado de cuatro fracturas en un año, a sólo dos en cuatro años. ¡Menuda diferencia!...

            Hoy, gracias a Dios y al Dr. Parra, y a la Dra. Bueno, y a la Dra. Gutiérrez; mi hijo no corre, pero camina; no juega al fútbol, pero hace aerobic tres días a la semana; no practica deportes de riesgo, pero pone en riesgo la salud del que escribe cuando damos largas caminatas por la vía verde, los fines de semana (¡Es que uno ya no está para muchos trotes…!)…Creo que el panorama es bastante distinto del que al principio nos dibujaron, ¿no creéis?...

¿Cuál es el problema? El problema es que ese tratamiento que ha marcado la diferencia, lo tiene que recibir cada cuatro meses. Y aquí nos tienes cada tercio de año, temblando de miedo, porque para poder ser atendido en el Servicio Madrileño de Salud, primero tiene que dar permiso (Orden de Asistencia –se llama-) el Servicio Andaluz  de Salud. Permisos, que a pesar de que los pedimos con suficiente antelación, cada vez tardan más en llegar.

Yo, siempre he sido de izquierdas. Al principio muy de izquierdas. Como casi todos los jóvenes de mi generación que nacimos en el seno de una familia humilde. ¡Quién no ha tenido un póster del Che en su dormitorio! ¡Más que comunistas, éramos románticos…! Con el tiempo, todo en el hombre se modela; empezando por los ideales, y vas subiendo escalones, o bajando, según las muescas que la vida va cincelando en tu frente. A mí, la vida me ha ido empujando hacia el centro. Y aquí estoy. El caso es que siempre he tenido inclinaciones políticas; he sentido bullir en mi interior ese gusanillo por la “res publica” y ahora, que he dado el primer paso… TENGO MIEDO… Tengo miedo de levantar la voz, miedo de escribir, miedo de hablar demasiado claro, de molestar con mis mensajes, de que haya alguien a quien incomoden mis palabras y diga…  “¡Pues ahora no te doy el permiso, ea!”…

Pensaréis que soy un cobarde. Pero aunque estoy convencido de que todos entendéis cómo es el sufrimiento de un padre ante la enfermedad de un hijo, os prometo que os faltará la imaginación para poder ser verdaderamente solidarios y poneros en mi piel.

Es tremendamente necesaria una Ley que permita que todos y cada uno de los españoles tengan acceso a recibir la mejor de las atenciones posibles cuando sus necesidades lo requieran, en cualquier parte del estado español, independientemente de cuál sea la Comunidad Autónoma en la que haya tenido la suerte o desgracia de ir a nacer. Unión Progreso y Democracia (UPyD) lo lleva en su programa, y es de JUSTICIA que así sea. Por eso, si hoy estoy sentado contándoos esto, es porque ya he tomado una decisión. Me llamo Enrique Valdivia y vivo en Linares. El que quiera entender que entienda.